Investigación y desarrollo

 

Por amor al desarrollo.

 


La naturaleza desafía a las personas. Somete a los seres vivos a su ritmo y sus leyes. Toda persona forma parte de la naturaleza. Integrada en el invierno y el verano, en la bajamar y la pleamar, en el día y la noche. Exige atención y respeto. Responsabilidad en el uso de sus recursos. 


El sol es esencial para la vida. Aporta luz ilimitada y regala una energía sin fin. Es algo que ha fascinado a hombres y mujeres de todas las generaciones. Inventaron relojes de arena y aprovechan su calor. La creciente importancia de la energía fotovoltaica desafía a los hombres. 


En la investigación y desarrollo, ingenieros y técnicos apuestan por la máxima eficiencia. Su pretensión se define mediante una ambiciosa búsqueda de la calidad. Se trata de fiabilidad y perdurabilidad. Por ello mejoran de forma continua las tecnologías energéticas. Además de la protección del medio ambiente y de la independencia de la electricidad, la rentabilidad también tiene una alta prioridad.